21/9/12

El Ensueño, por Frank Díaz

“Realmente la distinción entre sueño y vigilia es cultural. El cuerpo no entiende de eso, el cuerpo entiende de sensaciones, integraciones e interpretaciones, y esas las hacemos en donde quiera que estemos. La distinción entre sueño y vigilia es parte de la cultura. El niño la aprende a medida que crece, no nace con él.(…)
La clave del chamanismo, es decir, de la fase superior del ser humano, es el sueño, es decir, cultivar el sueño. Para los chamanes, nuestra vigilia o nuestra vida cotidiana, es un sueño. La palabra sueño no la usan para referirse al aspecto nocturno de la vida sino a la vida como un todo, en tanto esta no es deliberada. En la medida en que nos dejamos sugestionar por otros, seguimos órdenes ajenas, somos incapaces de tomar decisiones, somos incapaces de controlar elementos mínimos como verse las manos dormidos, en esa medida, nosotros estamos dormidos, estamos participando del sueño colectivo. En cambio, despertar, para un chamán, es salirse de ese estado de cosas, sea que tú estés en la cama o estés caminando por la calle. Así que eso es otro uso de las palabras sueño y vigilia.“

Frank Díaz 


8/9/12

Sobre la Recapitulación, por Frank Díaz



La importancia de la recapitulación es la importancia de RECORDAR. Vivimos en la memoria y en ella radica nuestra identidad. Esta tiene varios niveles, una superficial que recuerda interpretaciones y piensa que el mundo está compuesto de interpretaciones (memoria interpretativa)…Hay una segunda capa de memoria que recuerda los hechos energéticos, que no son interpretaciones sino sensaciones, emociones, intuiciones, instintos. En esta capa está el recuerdo del acto de haber nacido, que no podemos recordar con la memoria interpretativa, porque en el momento de nacer, no teníamos ese tipo de memoria. Esta memoria sólo recuerda objetos y sus relaciones con el tiempo y el espacio, que son interpretaciones por añadidura que hacemos para poder ubicar los objetos. Pero en verdad lo que existe es una continuidad de objetos, una ebullición virtual, un medio. Tiempo y espacio no existen sin los objetos. La primera interpretación que hacemos al crecer es la del “Yo“. Nos identificamos como algo separado de lo demás, y con el tiempo este “yo“ cobra temperamento, color, personalidad…Llega un momento que ese niño olvida que todas estas inducciones han creado una capa alrededor de su percepción. La percepción tiene tres partes esquemáticas: sensación, integración e interpretación. Cuando pasamos de la memoria interpretativa a la memoria profunda, ya no memorizamos cosas en el espacio-tiempo, sino fluctuaciones en la intensidad de la energía. Para acceder a esa capa profunda de memoria, hay que empezar abstrayendo los significados de los objetos que percibimos...“

(Frank Díaz)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: