13/6/11

Qué somos: La nutrición como una práctica espiritual

El acto de alimentarnos, ha de­­ realizarse bajo los mismos principios que la meditación. Cada cosa que nos llevemos a la boca debe ser elegida de un modo consciente y con unos propósitos específicos. Si nos rendimos al puro instinto del hambre y simplemente nos llenamos la panza con lo primero que encontremos, pensando que la cosa está en  llenar un vacío o algo así, no nos estamos alimentando sino llenando de toxinas y desequilibrando el organismo.

El proceso de nutrición, comienza desde la elección de aquello que nos va a aportar la energía necesaria para que nuestros procesos vitales sigan su curso. Los científicos dicen que necesitamos un porcentaje determinado de calorías, que, a modo de combustible, haría funcionar la máquina de nuestro organismo. Esto es falso. El organismo no necesita ningún combustible para su funcionamiento, porque no somos una máquina. El alimento no lo es todo para el sustento, de hecho es sólo una mínima parte de toda  aquella energía con la que necesitamos interactuar, la mayor parte proviene de la respiración y la luz.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: