7/9/11

El Final de la Violencia

Esta película propone una meditación en torno a la actitud personal con respecto a la violencia. En primer lugar habría que definir la palabra violencia: Acción de utilizar la fuerza y la intimidación para conseguir algo. Uno de los personajes del film, el policía, la define como miedo, ausencia de amor. El protagonista es un productor de cine que de niño sentía pavor por las películas violentas de acción, y al crecer se convierte en un creador de estas. Entonces le toca vivir como vivencia personal un hecho sumamente agresivo que lo hace cambiar totalmente y decide dejar su vida antigua, su viejo ser, y convertirse en un humano colaborador y sensible, desechando el egoísmo que había direccionado su existencia.


Creo que este tema tiene mucho fondo y ciertamente es bastante difícil de enfocar de modo nítido. Vivimos en un mundo cuyo paradigma enaltece la competitividad y la lucha por la vida como motor evolutivo, justificando por estos propósitos los actos violentos. Incluso la teoría oficial vigente sobre el origen del universo comienza con una gran explosión (Big Bang) y suele aceptarse  como verdad absoluta a pesar de que es simplemente una teoría más. Poca gente se detiene a cuestionarse estas visiones, olvidando que el espíritu científico debe tener a la duda como aliada si no quiere llegar a convertirse en un dogma.

A mi modo de ver la película nos plantea que el camino que nos haría salir de la violencia en nuestras vidas comienza con una decisión personal. Es decir, todos somos responsables de este mundo y a todos nos atañe asumir y alimentar un tipo de vibración que tenga que ver más con la cooperación y el amor que con la agresividad. Las escenas donde se muestran las sesiones de Spoken Word (Poesía hablada) son de una fuerza exquisita. Es ahí donde vemos desnudarse el alma de las personas, mostrar sus miedos, las cosas que les duelen o engrandecen, y sentirlas como hechas de nuestra misma carne. Esta identificación con “el otro“ es lo que nos hace desechar el egocentrismo y ser solidarios.

Por otra parte está el Sistema, que instiga a la violencia porque es el modo de tenernos atemorizados y controlados. Nos vigilan a través de miles de cámaras y mecanismos, y nos insuflan el miedo y las ansias de hacernos de corazas protectoras que nos separen del mundo exterior y nos den poder sobre los otros. Pero estos seres que están detrás de las cámaras, detrás de las pistolas, detrás de los que ordenan disparar, también son personas. ¿Qué es lo que los mantiene aún al servicio de estas ideas de violencia? Pues quizá una recia fe en el dogma de que eso es lo “natural“.

Por ello es que a cada uno de nosotros nos toca dar la vuelta a estas obsoletas nociones y comprender de una vez que la vida es algo delicado y hermoso que precisa de amor más que de otra cosa, y amor es lo que une, no lo que separa; que la vida es una larga simbiosis de seres que coexisten, una continuada transformación armónica a través de la cual la consciencia va viajando, conociéndose a sí misma.

Sin más, les recomiendo ver la película y sacar sus propias conclusiones.

María Villares


EL FINAL DE LA VIOLENCIA, Win Wenders

Ficha técnica

  • Título original: The end of violence
  • Director: Wim Wenders
  • Productor: Deepak Nayer, Wim Wenders, Nicholas Klein
  • Género: Thriller
  • Año: 1997
  • Origen: Francia/Alemania/EE.UU.
  • Duración: 116 minutos
  • Rating: Sin clasificar
  • Intérpretes: Bill Pullman, Andie MacDowell, Gabriel Byrne

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: