18/5/11

MEDITACIÓN Y ÉXTASIS


 


Meditar es, de seguro, la facultad más preciosa que tiene el ser humano, porque es la única vía para alcanzar los grados superiores del éxtasis. ¿Qué es el éxtasis? Se le puede definir como el tercer estado de la conciencia, una forma de percepción tan definida, como lo son el sueño y la vigilia. Es un estado que tiene sus propias leyes; cuando lo sentimos, sabemos sin lugar a dudas que estamos allí.

El éxtasis se caracteriza porque nos produce una sensación de vivencia absoluta. De repente, todas las dualidades que le dan contenido a la mente se funden en una percepción directa de la unidad. Es una ruptura interpretativa, un viaje de la conciencia más allá del ego, al reino del notiempo, donde las leyes de la materia se anulan y sólo queda un estremecimiento de placer que se funde con el infinito. Es el trance de los chamanes, el Samadhi de los yogas, la vivencia del Reino entre los cristianos y la Teowatia de los toltecas.


La función del éxtasis en la economía de la conciencia, es equilibrar la dualidad aplastante que generan en nosotros la alternancia de dormir y despertar. Los niños penetran allí con frecuencia; todos los niños saben, aunque no puedan expresarlo, aquello que a los adultos nos cuesta largos años comprender: que la realidad del mundo no radica en lo que vemos, sino en el acto ver.

En la generalidad de los casos, accedemos al éxtasis únicamente a través de los breves instantes en que disfrutamos de un orgasmo. La fuerza de ese momento es tal, que la mayoría de los humanos y animales adultos pasan la vida entera en su persecución. Un orgasmo es la entrada al Tamoanchan a través del centro vital de Kolotl, en la base de la columna vertebral. Pero esa no es la única entrada; un artista sabe que también se puede alcanzar el estado extático con el centro del corazón, y sabe que ese tipo de experiencia es notablemente más intensa y satisfactoria que la entrega sexual.

Aunque el éxtasis es un estado natural, sólo los meditantes se proponen alcanzarlo con todos y cada uno de nuestros centros vitales, accediendo así a vivencias que, desde el punto de vista humano, sólo podemos calificar de divinas. Ello amplía de tal manera nuestra base de experiencias y de datos, que la visión del mundo inevitablemente cambia. Los relatos de los libros sagrados, como la Biblia, los Vedas o el Popol Vuh, dejan de ser mitos caprichosos y se transforman en guías evidentes para el manejo de la conciencia. Al mismo tiempo, la mente se libera de la superstición, los sueños se llenan de colores y existir se torna una aventura permanente, preñada de excitantes posibilidades.

Dentro de Kinam, el objeto de la meditación no es obtener placenteras experiencias (aunque ello, por sí mismo, es ya un motivo apreciable), sino algo mucho más refinado. Sucede que los instantes de éxtasis se acumulan y van creando una continuidad paralela a nuestra historia personal, que podríamos interpretar como la historia de nuestro doble de ensueños. A partir de cierto punto, esa acumulación cristaliza, el doble toma vida propia y nos liberamos de una vez de la ominosa sujeción al ego. Puesto que todo lo que muere, cuando morimos, es el ego, se puede decir que el éxtasis es la puerta de acceso a la inmortalidad.

Autor: Frank Díaz

Este texto es un extracto del Capítulo 8 del Libro: Kinam: el poder del equilibrio, que se puede descargar en pdf  siguiendo este enlace.

Imagen: Fotomontaje de María Villares a partir de una fotografía de una Estatua de Xochipilli del Museo Nacional de Antropología de México

6 comentarios:

  1. como puedo conseguir un estado de extasis

    ResponderEliminar
  2. Gracias, two...eres siempre bienvenido!

    En respuesta a “no“:
    ...hay muchas vías para acceder al éxtasis, tal como dice este artículo, en principio es un estado natural que puede sucedernos lo mismo en la transitoria experiencia sexual que en un raptus de alegría, pero si buscamos algo más duradero y esencial, que trascienda incluso cualquier imaginable estado de placer superlativo, ahí están los muchos caminos que incluyen un arduo trabajo de meditación, recapitulación y ejercicio constante de la consciencia de ser...
    Por ejemplo el Kinam, es un conjunto de ejercicios prehispánicos de autoentrenamiento, del que puedes saber más en este link:
    www.kinam.org

    ResponderEliminar
  3. Como puedo extender el estado de éxtasis!? Se me hace breve y me cuesta volver a conseguirlo

    ResponderEliminar
  4. Como puedo extender el estado de éxtasis!? Se me hace breve y me cuesta volver a conseguirlo

    ResponderEliminar
  5. Excelente descripción del maravilloso estado de éxtasis, es obvio que lo conoces. Hace algunos años tuve la dicha de experimentar aquella experiencia gracias a la técnica de la Meditación. Sentí una felicidad indescriptible, no existe ninguna experiencia que se le compare, y además acompañado de una inteligencia superior que "no recordaba" poseer. Volver a tener conciencia de quien soy y comprender absolutamente todo sin palabras, fue una experiencia impactante para “mi persona” y a la vez normal para “quien soy”. Estoy convencido que cualquier persona puede llegar a ese estado y además cultivarlo. El único inconveniente es la falta de voluntad, ya que requiere dar el 100%. Yo me vi obligado (por mí mismo) a liberarme de los pensamientos negativos que por esos tiempos me aquejaban. Recordé las palabras de un viejo amigo que me hablaba de la Meditación (las cuales no supe apreciar en su momento, hasta verme en la necesidad), me dispuse a estudiar y me encontré con varios tipos de meditación, muchas decían imaginar colores y cosas, relajarse, convencerse, etc., se veían fáciles y lindas, pero, que me quedé con la técnica "Vipassana" o "Zazen" porque consideré que era lo que realmente necesitaba. Luego de una hora y media aprox. sin moverme, luchando al máximo por mantener el enfoque en un punto de luz, mientras los pensamientos, el cuerpo y luego el letargo me desconcentraban, logré entrar a lo profundo de mi mente. Me encontré con cientos de voces parloteando sin cesar (por eso me sentia tan mal y agotado!!!), fue horrible y al principio me asusté, no sabía de dónde venían esas "voces", puse atención y comprendí que eran mis propios pensamientos. Seguí mirando el punto de luz, las voces comenzaron a "irse", hasta que de pronto, el silencio me deja absorto: el punto de luz totalmente quieto, ya no necesitaba esfuerzo para observarlo, un "aire tibio" me envuelve de los pies a la cabeza, y entro en la dicha máxima (muy superior al acto sexual)... Lo primero que hice fue viajar a mi infancia; recordé cuan feliz era y comprendí al instante que yo era el único responsable de mi estado interior, no el mundo, ni mis padres, ni mi ex pareja, ni nadie, excepto yo. Me sentí terriblemente avergonzado conmigo mismo. Cómo fue posible haber permitido tanta porquería entrar en mi cabeza sin hacer nada!!! Porqué me olvidé de mí mismo y me refugié en un personaje psicológico tan vulnerable…??? Las respuestas llegaban al instante y eran exactas, completas. Continué experimentando cosas impresionantes, podía imaginar y contemplar cualquier cosa, como si fuera un computador (sin virus) a mi disposición. Preguntas como: Porque estoy aquí?, Dios?, de que se trata todo esto?, fueron comprendidas en el mismo instante en que fueron formuladas. Luego sentí que me desprendía, que me elevaba, pero, opté por quedarme en el cuerpo... Luego decidí voluntariamente dormir, y fue espectacular, muy reparador. Al otro día desperté renovado, los pensamientos negativos y el agotamiento habían desparecido. Me sentí feliz durante meses y recordando mi propósito… pero, cometí un gran error. Mi necesidad de Meditar había desaparecido y con ello la práctica terminó quedando en el olvido. Con el tiempo comprendí que la mente, al igual que el cuerpo físico, requiere entrenamiento permanente para mantenerse a disposición del Ser feliz que uno realmente Es. Esta vez no tengo un motivo que me obligue a dar el 100%, pero poco a poco voy avanzando. Al final todos nos encontramos alucinando en este mundo con la famosa personalidad implantada, dando valor a ilusiones que no tienen sentido, sufriendo en vano, como verdaderos masoquistas, buscando el amor y la felicidad donde no los hay, reproduciendo nuestro insaciable ego como verdaderas plagas. Es muy importante tener estas experiencias mientras se conserva el cuerpo físico. Excelente publicación. Un fraternal saludo y un abrazo! JCF

    ResponderEliminar

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: