3/5/11

La manifestación del nagual

"El ser humano pertenece al grupo de los rumiantes; pero, en lugar de rumiar hierba, rumia ideas. Al producto de ese proceso digestivo le llamamos cultura. A veces, cuando las ideas son demasiado gruesas, nos provocan empacho; así surgen las creencias. Hay creencias religiosas, científicas, místicas, morales, filosóficas.... Una cabeza llena de creencias no puede Ver."

I

La condición humana es un puente. Su origen es el desarrollo de la naturaleza animal y su destino, la manifestación del nagual.

Mediante la práctica, la suma de experiencias y estados de conciencia vividos por el individuo puede cristalizar en el nagual. El nagual es una entidad autoconsciente, capaz de actuar sin el apoyo del cuerpo físico. Debidamente entrenado, manifiesta los más elevados atributos de la conciencia.

El nagual se puede entrenar mediante el cultivo de la memoria y el sueño. La memoria debe ser capaz de recordar el propio nacimiento; el sueño debe ser tan controlado como la vigilia.



La primera fase del entrenamiento del nagual consiste en ponerle tareas que lo domestiquen, como encontrar objetos o rastrear información. La segunda fase consiste en sumergirlo en el acervo de experiencias de la energía cósmica, para que adquiera conocimiento. La tercera fase consiste en templarlo para que afronte los retos del mundo superior, que son: hacerse consciente de sí, controlar sus reacciones y desarrollar sus capacidades de comunicación, depredación y desapego. La cuarta fase consiste en asumir la liberación de todos los seres, como condición para emprender el vuelo libre de la percepción.

En el sujeto de tal experiencia, las fases de desarrollo del nagual producen los estados de despertar, iluminación, visión y liberación. Está despierto quien rompe los límites psicológicos del sueño y la vigilia, unificando su percepción. Iluminado es quien comprende que los procesos mentales no describen al mundo, sino al perceptor. Vidente es quien potencia sus capacidades perceptuales de tal modo, que puede ver directamente el flujo de la energía. Liberado es quien emancipa su percepción de la dependencia de los vehículos y los centros.

II


Como forma humana, somos libres para percibir todo lo que es humanamente posible. Como terminales de la energía cósmica, podemos liberar la percepción del condicionamiento de los vehículos y los centros. Ese es nuestro verdadero poder y el propósito final de nuestra existencia.

Liberar la percepción no significa dejar de percibir, sino dejar de hacerlo a través del molde de la forma humana. La trascendencia de la forma humana se consigue diluyéndola en la intensidad vivencial del nagual.

Al vencer sus retos, el nagual rompe la sugestión de los sentidos, las emociones y la mente, aprendiendo a moverse y a ser consciente y volitivo más allá de las condiciones del tiempo y el espacio. Al no depender de los vehículos y centros para percibir, no es susceptible de engaño o error. Careciendo de un organismo con el cual morir, es inmortal y vive para siempre.

Por su naturaleza avasalladora, el nagual absorbe, sintetiza y transmuta los atributos del ser humano, que de ese modo se convierte en dios. El estado de conciencia del nagual es despertar absoluto; quienes lo alcanzan son creadores de su propio destino.

A fin de proporcionarse un reino a la medida de su divinidad, el nagual creó un mundo mediante la visualización, encarnó en sus criaturas y diseñó el plan civilizador de las serpientes emplumadas. Como nagual del Universo, la Serpiente Emplumada recibe el título de Príncipe de las Transformaciones.

Frank Díaz
http://frank-diaz.info/
http://www.templotolteca.com

Investigador de las culturas de Anahuac (el México antiguo). De nacionalidad cubana. Realizó estudios de postgrado en Antropología Física, Cultural, Lingüística y Legal, en la Academia de Ciencias de Cuba, la Escuela Superior de Arte, la Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana y en forma audotidacta. Desde 1998 radica en México, donde se especializa en ciencias prehispánicas y Teología Tolteca. Después de investigar diversas tradiciones espirituales de la tierra, tales como la Teosofía, Rosacruz AMORC, Fe Bahaí, Self Realization, Budismo Zen y Ananda Marga Yoga, encontró en el Nagualismo y la Toltequidad respuestas a preguntas esenciales. 

1 comentario:

  1. Sin lugar a dudas, la Toltequidad es un camino de luz y de reconexión con lo divino, con los fundamentos sagrados olvidados y el arte de vivir. Gracias por postear esta info María
    Namaste
    julio Fowler

    ResponderEliminar

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: