5/1/11

Coca y Solanáceas, por Jonathan Ott

Heredero de una legendaria estirpe de psiconautas que se inicia en Gordon Wasson y pasa por Hoffman, María Sabina, Shultes y McKenna, Jonathan Ott es el autor del manual más completo de enteógenos escrito hasta la fecha: el  “Pharmacoteon, un impresionante volumen desde su mismo título, que remite al enigmático mundo de Lovecraft.

Ott sigue cultivando todo tipo de sustancias psicoactivas en su jardín botánico en México, aunque su preocupación creciente es lograr la autosuficiencia energética. Su feroz independencia le permite disparar contra la hipocresía del sistema prohibicionista o denunciar la progresiva desaparición de la cocaína en las calles –sustituida por un sintético que él llama “nocaína”- mientras Coca-Cola compra del orden de “100 toneladas de cocaína anuales legalmente” para añadir como aromatizante al famoso refresco. Según Ott, en Newark, donde se produce el “polvo de Coca-Cola” se encuentra “una inmensa fábrica de cocaína legal” que actúa como “caja chica” para financiar partidos políticos.
Ott se opone a la legalización de las drogas, porque supondría una herramienta de discriminación a la hora de lograr empleo o asistencia médica. Lo que sí exige es su despenalización: “Es un terreno en el que el Estado directamente no debería entrar”.


Las afirmaciones de Ott han sido tomadas de la conferencia “Solanáceas y hoja de coca”, celebrada el pasado 3 de febrero en Madrid por auspicio de la Asociación Eleusis, así como de una entrevista mantenida ese mismo día con el orador.


Coca-Cola y cocaína

“En 1903 y viendo la regulación que se venía encima, Coca-Cola decidió retirar la cocaína de su producto. La ley de 1906 no prohibía nada pero decía que se tenía que divulgar el contenido.
A raíz de la ley de 1906 el gobierno de EEUU le dijo a Coca-Cola que su bebida estaba mal etiquetada porque no contenía ni coca ni cola, así que tenían que o bien cambiar el nombre o bien añadir coca y cola en el producto. El caso llegó a la corte suprema y el gobierno ganó por KO técnico a Coca-Cola. La empresa firmó un decreto de consentimiento. Por aquel entonces la marca ya valía mucho, de forma que no querían cambiarlo. Así, el mismo gobierno que hoy quiere exterminar la coca de la faz de la Tierra obligó a devolver la cocaína en el elixir de Coca-Cola.

Ningún refresco de cola usa raíz de cola porque sabe muy mal, pero Coca-Cola sí porque fue obligada. En Newark (New Jersey) fabrican un polvo misterioso que se llama “polvo de Coca-Cola”. Se trata de un “extracto aromatizante desalcaloidizado de tres partes de coca y una parte de cola”. La coca viene de Perú y Bolivia. Se supone que es novagranatense, variedad trujillense, pero sabemos que por declaraciones incautas de embajadores que también viene de Bolivia. He tratado de cuadrar las cifras de exportación de Sudamérica.

Por las cifras he estimado que llegan en torno a 100 toneladas de cocaína para el uso de Coca-Cola. Se estima que el mercado mundial de cocaína para uso medicinal es de 5 toneladas y el amparo dice que el aromatizante de Coca-Cola es para uso medicinal. Pienso que lo que hay en New Jersey es una fábrica legal de cocaína y esto es una inmensa “caja chica”, como se dice en México, para los partidos políticos, para la compañía Coca-Cola y quién sabe qué más…

Cuando Roosvelt era presidente de EEUU se analizó muchas veces el “polvo de Coca-Cola” pero nunca lograron encontrar rastros de cocaína, aunque sí su alcaloide base, la etonina. Con la tecnología actual sí podría detectarse rastros de cocaína y etonina en este jarabe y como la ley dice que el propietario de un gramo de perico que contenga 10 mg. de cocaína debe pagar como si fuera cocaína pura, si se encontrara un nanogramo de cocaína en una lata toda la sustancia sería ilegal.”

Cocaína y nocaína

“En Sudamérica la coca es un enteógeno, y esto se refiere al contexto de uso, no al tipo de sustancia, es un embriagante chamánico, la principal planta enteógena en muchos pueblos del noroeste de Amazonas y también es un estímulo para el trabajo, sobre todo colectivo. Para nosotros, los occidentales, no es una droga sagrada ni de trabajo sino que más bien se usa para desgastar los frutos del trabajo y el consumo conspicuo, o para demostrar riqueza porque la cocaína sirve, literalmente, para tirar el dinero.

Pero el gran problema es que ni siquiera se consigue cocaína. Hay mucha bulla en la prensa sobre ello pero en realidad antes en la calle se vendía cocaína y ahora es nocaína, tanto en México como en Colombia y mucho más en Europa o en EEUU. Yo no sé cómo lo hicieron pero es muy inteligente; sospecho que la sustancia está hecha en China. Es una patraña hecha por camellos que, a la vista y al olfato pasa por cocaína para esnifar, también se cristaliza, como la base, pero no es cocaína, no aguanta el análisis químico. Los efectos son nefandos: da dolor de garganta, uno se siente “arañado”, como dicen en Colombia, y aun así siguen consumiéndolo: la nocaína sigue cumpliendo su función social…puede usarse para ligar en el bar…

Aun así la gente ni sabe lo que está tomando. Yo he dado cocaína absolutamente pura a gente que nunca la había probado y pensaban que eso era una estafa, porque es diferente que la nocaína que suelen tomar.

¿Qué pasa con la cocaína de verdad? Porque . Yo he visto la desaparición paulatina de la cocaína que se vendía en México. Hasta hace cinco años era purísima y costaba entre 10 y 20 euros por gramo, en función de la cantidad y la proximidad al sur, pero ahora el precio es más alto y se adoptó la palabra “perico”. Ahora no se habla de “gramos de cocaína” sino “grapas de perico”, de modo que ni se comprometen a vender un gramo ni se comprometen a vender cocaína.”

Cocaína e industria armamentística

“En términos geopolíticos la cocaína es el gran sustento del mercado de armas. De por sí se asocia a la violencia porque la CIA comenzó a traficar, adaptando una idea inicial de los ingleses, que traficaban con opio y de los franceses, con opio procesado en heroína en Marsella. Antes de salir del sudeste asiático, los franceses, que fueron derrotados en Indochina en el 53, el servicio secreto francés estaba contrabandeando opio para producir heroína y venderla mayormente en Nueva York, que era el gran mercado del momento. Estados Unidos copió el sistema y eso explica que estén ahora en Afganistán, que produce el 90% de la heroína del mundo y aparentemente también del hachís. Los talibanes habían controlado esto cosméticamente, pero desde que EEUU controla el país la cosecha se ha vuelto a disparar: la droga es la única economía viable en Afganistán.

Lo único que Estados Unidos subsidia de manera masiva son los armamentos. Es la única industria en la que sigue siendo el líder mundial en fabricación. Todo lo demás se fabrica en China, Tailandia y sitios así. Por otra parte el armamento es el producto industrial que menos mano de obra y más capital necesita para su desarrollo. ¿Qué hacemos con las armas? No se pueden vender a España porque España también fabrica, ni a otros países ricos. La respuesta es el mercado de la droga; ahora los campesinos de Colombia pueden comprar estos fusiles que vienen de nuestras fábricas.

No estoy hablando de cannabis sino de coca y de opio, que dependen de grandes extensiones de tierra y peones para la producción. Son plantaciones que requieren de crimen muy organizado, a nivel estatal, y la CIA es para mí el prototipo de la compañía multinacional en este sector (…)
Desde el asesinato de Kennedy es bien sabido que los presidentes conocen bien cuál es su lugar, que ellos no controlan la CIA. Kennedy no estaba en contra de la CIA pero decía que, en caso de ser elegido, iba a despedazarla en tantos pedazos que no podrían controlar la política exterior, pero son ellos y no Obama quienes controlan Afganistán, Iraq y mil cosas que nadie sabe”.


 Fuente: ULISES, Revista de Viajes Interiores

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: