30/10/10

Banksy hace saltar los puentes que unen el mercado con el museo

Reseña del documetal "Exit through the Giftshop/Salga por la tienda de regalos"
por Luis Martín-Cabrera 

En “La obra de arte en la era de su reproducibilidad técnica” Walter Benjamin señala cómo con el advenimiento de la fotografía y el cine hace posible la reproducción mecánica de las imágenes y, por lo tanto, las obras de arte pierden su aura, es decir, su autenticidad, el hecho de ser únicas e irrepetibles. A partir de ese momento, la obra de arte deja de obedecer a sus propias reglas -su circulación ya nada tiene que ver con su aura, con sus cualidades estéticas intrínsecas— para someterse a las reglas del mercado. La obra de arte entra, por así decirlo, en la cadena "fordista" de producción, se transforma en puro “valor de cambio”, de manera que ya no es posible distinguir entre una lata de sopa y una obra de arte, las dos aparecen simplemente como mercancías cuyo valor se establece sólo y exclusivamente en el intercambio con otras mercancías regulado por el mercado.

23/10/10

Asomándome...


Cómo parte del viaje, engraso los goznes de la puerta. La entrada o la salida, por qué debe estar cerrada, por qué chirría, por qué lleva cerradura si la llave hace mucho se perdió.
Como parte del viaje, me siento frente al río, mientras el agua corre sin detenerse. Y sin embargo dicen que el río es el río, que hasta tiene un solo nombre... Pero la orilla tampoco es la misma que me contaron mis ancestros.
Los árboles, sólo algunos permanecen, difícilmente ignorados por el hombre en cuanto a la posible utilidad de sus muertes, raramente considerados por el hombre por su viva esencia. Los árboles son testigos.
Un pájaro se detiene a mi vera y me observa fugazmente. Tengo miedo de que tenga miedo, y de pronto se va.
El sol me da en la cara y le agradezco, mientras el viento frío penetra por los libres resquicios de mi ropa. El agua corredora brilla ante la luz, la gente pasa sin mirar, o mirando sin ver.
Como parte del viaje, me detengo en esta orilla, y escribo para el tiempo.

María Villares, 22 de octubre de 2010, Río Tajo, Talavera, España

20/10/10

La Vida es el Viaje


Honguito, me enseñaste que todo es fuente-vida, muerte-tiempo que fluye y oscila. Que todo está consciente, que todo es energía cambiante, danzante, mandálica. Multicolor es el rostro impersonal de lo obscuro, la voz que ni responde ni pregunta.
Me abriste la puerta diminuta, la que está detrás de cada espejo, de cada mirada hacia el vacío, de cada introspección profunda en el no ser. Los actos convergieron en la rueda indocumentable de ese “más allá“ inmerso en cada “más acá“ aprehendido.
Volición, simpleza, grandiosidad efímera, orgullo ilusorio, milagro cotidiano, reflexiones que fluctúan.  Intentando paso a paso la sagrada costumbre del asombro ante el misterio.
No sé nada, el lenguaje es un abanico que esconde unos labios desconocidos, que emiten un susurro ininteligible, oculto tras el aleteo vibrátil que agita la brisa.
Sin embargo, alguna vez me hablaron desde adentro, conozco el vaivén de su tono, el ritmo de su respiro, el brillo silabeante, el eco de campanitas allí al final de cada frase…
Gracias, te digo, substancia que me identificas. En este diálogo que juega a los reflejos, la memoria de la distancia es un latir  de presencia.
Lo ausente es sólo el giro de lo que llega, el mutis que precede al canto…
María Villares, 20 de octubre de 2010.

16/10/10

Elefante en el lago


Lago de Sanabria, fotografía de Francisco Herranz
Esto es lo que veo, no alucino…en el lago de mi adentro un despertar parió la brisa que mece la tela, las hormigas danzan sobre el reflejo, no viniste, no conjuraste la luna más llena, estabas quieto en la rampa que no cedía ante el cauce seco…Todo es más que lo que nunca soñé, sin embargo allí están los mundos suspendidos sobre el espacio que no termina. Pregúntame cuándo llegué, y oirás el silencio más profundo, el maullido más fino desde el monte que es tu dueño…esa verdura insaciable que te pinta cada día, ese respiro de luz….La muerte es la puerta última, lo sabes, la puerta que sin dudas se abrirá aunque no la toques, con ella el misterio es lo después y lo antes, porque has partido de su vientre, allí es el nido que tejió tu llanto, tu canto, tu latido.
La palabra es agua que fluye, no importa abrir los ojos o cerrarlos, todo es lo mismo. La palabra no trae sentidos, sólo ritmo, resonancia, estampidos de asombro y de cordura. Sin embargo…allí donde nada se articula es que sabemos lo que es. Verdad no hay nada, todo cambia y se diluye y se escabulle sinuosamente. Igual, lo que quieras creer, te creará, como un androide de un submundo fluorescente, como una entidad equilibrada en sus raíles. La nausea puede estar, como la risa, como el dormir sin recuerdos, como el subtexto del viaje anochecido. La claridad araña lo obscuro, abre las piernas, se deja atravesar…

María Villares

15/10/10

Die Welle-La Ola. La autocracia que llevamos dentro

Ay de ese primitivo instinto de sobrevivencia que nos impulsa a querer formar parte de un colectivo donde el ego deja de ser un algo pequeño y solitario y se convierte en un Todo Común. Allí se difuminan nuestras debilidades en una fuerza que cierra sus fronteras en torno al miedo. Una vez dentro, “somos mucho más“, como si el hecho de pertenecer a una comunidad nos diera más poder. Es la idea de que identificándonos con una marea de “muchos“, nuestra identidad cobra una dimensión mayor en grandeza y valores.
Lo más conmovedor es que esto parte de ese pensamiento “positivo“ de que en la unión está la fuerza, y ningún ser humano puede negar que es movido por esta idea desde nuestro fuero más interno. Toda nuestra vida andamos buscando aceptación, guiados por el anhelo de reconocernos en los demás, es decir, que los demás nos reconozcan como ellos mismos. 

14/10/10

Tierra de Ciegos-Land of the Blind

“...una representación bufa de cómo los regímenes políticos se suceden, sin que eso signifique realmente un cambio para una nación, y de cómo los medios de comunicación son manipulados para dar la impresión de un gobierno siempre eficiente, mientras que los malos fueron los anteriores, y donde la oposición siempre será “terrorista”. ¿Suena familiar, verdad?“

Una película rompedora, postmoderna, desquiciante, que raya en el absurdo más feroz y sin embargo no dejamos de reconocer como imagen de la realidad.

Nos describe un mundo de ciegos, tal como indica su nombre, ya que pocos pueden reconocer lo incongruente de los fenómenos sociales, en el sentido humanista de la palabra. Es decir, a través de ella se nos muestra la historia como un engranaje perverso de flujos de poder donde nunca las palabras justicia, democracia o libertad tienen más sentido que como gritos reprimidos o demagogia política. Lo de que alguna vez estos conceptos tengan existencia real, queda descartado.

Siempre nos queda la duda de si arribar a un completo descreimiento o escepticismo sea una posible salida de este laberíntico absurdo. Como quiera que sea, perecemos absorbidos por alguna palabra que nos suene bonita, poseídos por algún sentido que nos guie en medio del caos. Es inminente entonces preguntarnos si el hecho de asumir algún estandarte ideológico como guia no nos convierte en un nuevo rebaño presa de alguna marea dentro de la histórica circunstancia.

“Durante la película, vemos escenas en blanco y negro de elefantes. Incluso una de las escenas es la electrocución de un elefante. Cuando Joe está en “reeducación” le cuentan aquella historia en la que varios ciegos tocan un elefante, y uno de ellos, que ha tocado una pata, dice que el elefante se parece a un árbol. Otro que tocó su trompa dice que el elefante parece una serpiente, y etc. Dice wikipedia en su nota acerca de esta película que el título viene del dicho “En tierra de ciegos, el tuerto es rey”.
En un régimen de cualquier naturaleza, todos los ciudadanos somos ciegos, y el único que tiene una idea de lo que realmente ocurre, solamente lo ve con un solo ojo, dejando de ver aquello que no le conviene.“

En fin, que esta es una película que hay que ver, porque es la película que vivimos ya, y nunca es más válida la redundancia...

Texto: María Villares
Las frases citadas son de Alexander C. Andrade, de un artículo publicado en el blog: Libros Recientes.com

TÍTULO ORIGINAL Land of the Blind
AÑO
2006
DURACIÓN
101 min.   Trailers/Vídeos
PAÍS
 
DIRECTOR Robert Edwards
GUIÓN Robert Edwards
MÚSICA Guy Farley
FOTOGRAFÍA Emmanuel Kadosh
REPARTO Ralph Fiennes, Donald Sutherland, Tom Hollander, Lara Flynn Boyle, Marc Warren, Ron Cook, Don Warrington, Laura Fraser, Robert Daws, Jonathan Hyde, Camilla Rutherford, Miranda Raison, Jodhi May, Cory McAbee
PRODUCTORA Coproducción GB-USA
GÉNERO Drama
SINOPSIS En un tiempo y lugar indeterminado, un idealista soldado llamado Joe (Ralph Fiennes) entabla -una prohibida- amistad con un prisionero político de nombre Thorne (Donald Sutherland)... (FILMAFFINITY)

3/10/10

Khadak

“El espíritu del lugar donde nacimos, del agua donde nos bañábamos, y hasta de las piedras del lecho del río, está soñando con nosotros.”

Esta película nos habla del desarraigo humano, de haber sido arrancados por la fuerza de nuestros verdaderos orígenes como seres nómadas, que no creían en fronteras ni propiedades, conceptos que aparecieron con la tristemente llamada “evolución de la civilización“. Nos remite a ese tiempo primordial en el que ejercíamos  la libertad de movernos por la tierra haciendo el menor impacto posible en ella, respetando y venerando el espíritu de los sitios, de los animales, de todas las cosas que nos acompañan en el viaje por la vida.


Los protagonistas de la metáfora son nómadas de las vastas estepas de Mongolia que terminan trabajando como tristes obreros de una empresa extractora de carbón. Pastores cuyos animales fueron robados, y expulsados de sus tierras quedaron convertidos en mano de obra barata. La yurta redonda fue cambiada por un espacio cuadrado dentro de un edificio hecho de bloques cuadrados puestos unos sobre otros. Una vida fría, lúgubre y sin alma.

Pero el espíritu de la libertad permanece despierto en el sueño y la videncia del protagonista, quien canaliza la sabiduría chamánica que guió las vidas de sus ancestros. Y la visión del futuro se hace clara, cuando logra conectar su corazón hasta el punto de despertar a muchos otros...Allí al borde, entonces, los ojos se encuentran, y sube al cielo un canto...

María Villares

Khadak: escrita y dirigida por Peter Brosens y Jessica Woodworth






2/10/10

Wim Wenders: "Nada de lo que está hecho sin amor sobrevivirá"

El nombre de Palermo viene del griego: 'Panhòrmos' significa literalmente "toda puerto". En una ciudad que lleva casi el mismo nombre, Oporto, el festival más importante de Portugal, Fantasporto acaba de otorgar un premio a la carrera al director Wim Wenders —autor de las célebres 'París, Texas', 'Hasta el fin del mundo' o 'Lisbon Story'— y el galardón del jurado de la sección 'Semana dos realizadores' a su última película, que transcurre precisamente por las calles de la capital siciliana.
 




El título, 'Palermo Shooting', se refiere a dos tipos de disparos —los de la cámara del fotógrafo Finn Gilbert (en el papel Campino, originario de Düsseldorf, como Wenders, y mejor conocido por su faceta de cantante del grupo Die Toten Hosen) y los del arco de Frank (Dennis Hopper, encarnando la mismísima Muerte bajo el nombre del personaje que lo hizo famoso como villano en 'Terciopelo azul' de David Lynch). Otra coincidencia más: la edición número 29 de 'Fantas' (como suelen llamarlo sus fieles) estaba dedicada al 40º aniversario de 'Easy Rider', la película de culto dirigida y protagonizada por Dennis Hopper en 1969.

En un pequeño bar a la orilla del Duero, Wim Wenders, afable como siempre y armado de la misma cámara que lleva Finn en 'Palermo Shooting', contesta a las preguntas de Soitu sobre esta película intensa, melódica y onírica, mucho más cercana a la visionaria 'Cielo sobre Berlín' que a la más reciente producción norteamericana del director.


PREGUNTA.– Hace un par de siglos un poeta italiano dijo: "La muerte se esconde en los relojes…". Su último filme se sitúa en Italia y está lleno de relojes y escaleras, símbolos bien legibles para todos. Lo que no es tan evidente es la razón de hacer exactamente de Dennis Hopper una Muerte sonriente, casi cariñosa...

RESPUESTA.– Dennis es un actor que sabe mucho de la muerte. La ha superado más veces de cualquier otra persona que yo conozca. Hace tiempo hicimos juntos 'El amigo americano' y él estaba de verdad al borde del suicidio, tanto, que tuve que decirle: "Oye, no quiero que te me mueras en el plató, así que espabila, por favor". Desde entonces él siempre se ha referido a 'El amigo americano' como a la película que le ha salvado la vida. Por eso he imaginado que, si de alguna forma yo he hecho algo para su vida, ahora sería bueno que él hiciera algo para "mi" Muerte. Además, eran demasiados años que Dennis interpretaba sólo personajes negativos, todos malos, prácticamente siempre el mismo villano desde Frank, aquel tipo profundamente perverso de 'Terciopelo azul'... Cuando pensé en poner la Muerte como personaje en 'Palermo Shooting', me pareció mejor representarla de la manera contraria a lo habitual: muy tierna, muy dulce. Y me acordé de Dennis, que es infinitamente tierno y dulce, a pesar de que nunca lo demuestre. Imaginé que para él iba a ser una excelente oportunidad personificar una Muerte que no tiene nada que ver con los clichés.

P.– 'Palermo Shooting' es una especie de duelo, un 'tiroteo' metafísico entre un fotógrafo y la Muerte. ¿Cuándo decidió dedicar el filme a Antonioni y a Bergman —entre cuyas obras más famosas están respectivamente 'Blow-Up', protagonizada por un fotógrafo, y 'El séptimo sello', protagonizada por la Muerte— antes o después de definir el guión?

R.– Estaba escribiendo la trama en el verano de 2007, ya estaba en Sicilia, de hecho exactamente en Gangi, el pueblo donde termina la historia, cuando —el penúltimo día de julio— Antonioni y Bergman se murieron. Yo ya estaba elaborando el personaje del fotógrafo y —claro está— en cuanto a fotógrafos en el cine, hay una película de referencia, 'Blow-Up'. Finn tenía que encontrarse con la Muerte y en ello también la película de referencia era indudable, 'El séptimo sello'. Yo conocía a los dos maestros muy bien y muy de cerca... Con Michelangelo había trabajado en 'Más allá de las nubes', mientras con Bergman coincidimos en la Academia Europea de Cine: él fue su primer presidente, mientras yo era el director e intentamos desarrollar la idea de esa organización. Enterarme de la muerte simultánea de Antonioni y Bergman fue un durísimo golpe, que me sacudió hondamente, pero de una manera extraña también me motivó todavía más en lo que estaba haciendo. Fue entonces cuando escribí la dedicatoria, un mes antes de rodar el filme.


P.– "Cuando trabajamos tan detenidamente sobre los detalles, nos olvidamos de qué va todo", dice Flavia, la mujer en la historia, interpretada por Giovanna Mezzogiorno, mientras Dennis, la Muerte, está convencido: el miedo a vivir produce el miedo a morir. ¿Cuál es su percepción personal del 'todo' del que no tenemos que olvidarnos y de los miedos que nos mueven?

R.– Yo diría que en las palabras de Dennis está concentrada la esencia de la película. Estamos tan acobardados ante la vida, tan obsesionados por el futuro, que desatendemos el presente... Pero el que vive siempre en el futuro en algún momento no podrá no darse cuenta de que mientras tanto se le ha esfumado la vida. En realidad, es eso lo que le pasa a Finn: cuando encuentra a la Muerte, se da cuenta de no haber apreciado su vida. En cuanto a los pormenores y la totalidad... es algo que nos ocurre muy a menudo a los del cine, no, a los artistas en general: mientras estás persiguiendo una frase o una imagen, corres el riesgo de perder de vista el objetivo del todo. Lo mismo vale en la vida: estamos tan volcados en nuestras preocupaciones cotidianas, que descuidamos el sentido general.

La cámara de Wenders, la misma que lleva Finn en 'Palermo Shooting'.


P.– Que sería…

R.– Si supiera cuál es el sentido de la vida, se lo diría en seguida. Sin duda parte de eso sería vivirla completamente, no desaprovecharla... no sé cuál sea, pero buscarlo es una de las tareas más grandes en la vida. De todas formas, la película no es sobre el sentido de la vida, sino sobre la importancia de no perder la oportunidad de vivirla.

P.– Antes de la proyección dijo que ésta es su primera obra 'interactiva'. ¿A qué se refería?

R.– Ya he visto 'Palermo Shooting' con muchos públicos de América y de Europa y me he dado cuenta de que cada vez asisto a una película distinta, que depende completamente de la capacidad de la gente en la sala de dejarse influir. Si te dejas alcanzar, la película se transforma en una experiencia muy rica. Si rechazas su propuesta, parece un libro cerrado, impenetrable. Por eso la llamé 'interactiva': más de cualquier otra película que yo haya hecho o visto, ésta existe en el ojo de quien la está viendo, y le permite de penetrar muy adentro de sí mismo, si quiere. Si no, queda fría, misteriosa, un sistema cerrado.


P.– Usted ha transformado en protagonistas de sus filmes todas las ciudades en las que ha rodado: Hamburgo, Berlín, Lisboa, La Habana, San Francisco, Utah… ¿Por qué ahora Palermo y pronto, como ha mencionado, Tokio?

R.– Tokio es una historia nueva, todavía no puedo hablar de ella. Palermo es una de las ciudades que tiene una relación muy estrecha con la muerte. Al principio la escogí sólo porque la encontraba pintoresca, algo así como La Habana de Europa y sólo cuando ya estuve allí comprendí que era la única ciudad donde yo podía hacer mi película y di con ese increíble fresco que ni sabía que existía, pero resultó ser la ilustración de toda mi idea, pintada hacía 500 años. El fresco ejerció un tremendo influjo sobre el guión: las flechas que arroja Frank las saqué precisamente de allí, de allí vino también la profesión de Flavia —restauradora exactamente de ese 'Triunfo de la Muerte'—. Palermo coescribió la película de una forma maravillosa.


P.– Decía usted en una entrevista que creía en la vida después de la muerte, mientras en otra entrevista su amigo Bono de U2 afirmaba que ambos creían en los ángeles… ¿En qué más cree?

R.– Creo sólo en la fuerza del amor y que todo lo que se hace sin amor no merece la pena. Nada de lo que está hecho sin amor sobrevivirá. Y me refiero tanto a las películas o a las obras de arte, como a todo lo que el ser humano emprende.

Fuente: Soitu.es

Habitación en Roma, de Julio Medem

Una habitación de hotel en el centro de Roma es el escenario interior en el que dos mujeres jóvenes que se acaban de conocer, se internan juntas en una aventura física que les tocará el alma.
Todo transcurre en una noche y en las primeras horas de la mañana de un día del comienzo del verano de 2008, antes de que Roma lance a cada una de ellas al lugar al que pertenecen; por la tarde Alba (Elena Anaya) volará a España, y Natasha (Nathasa Yarovenko) a Rusia.

La habitación del hotel, que parece haberlas estado esperando siempre con la emoción de la Historia incrustada en sus viejas paredes, sugestiona una atmósfera cargada de erotismo y sensualidad, con una extraña fuerza que engancha sus miradas apuntando hacia lo desconocido. Nacen sentimientos nuevos que Alba y Natasha aceptan, y al mismo tiempo quitan importancia hablándose con soltura y buen humor. Un pacto natural de ligereza que propicia situaciones tan cómicas como enigmáticas, antes del ataque inesperado de un amor punzante como una flecha lanzada desde lo alto.


Durante doce horas, de noche y de día, estas dos mujeres desvelarán sus vidas, primero ocultándose y protegiéndose por miedo a la atracción sin retorno, luego dejándose acompañar hacia el paisaje desconocido de la otra, habitado por sus compromisos y el amor sincero hacia sus respectivas parejas; en el caso de Alba, una mujer que tiene dos hijos; y el de Natasha, su profesor de Renacimiento con el que se va a casar la próxima semana.


Ambas girarán sobre sí mismas hasta ponerse boca arriba mirando juntas hacia otra verdad, un abismo compartido, el secreto guardado en una habitación en Roma, una sorpresa del tiempo anterior que les adelanta, un regalo del destino para que hagan con él lo que más deseen. Así nace para ellas su nueva libertad.


Fuente: http://www.juliomedem.org
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: