27/11/10

Crónica de un Viaje

Se hace uno consciente de todo. La vida es una obra de teatro llena de posibles devenires. Incluso el pasado es mutable ante la presencia total del espíritu. No hay linealidad. Un efecto droste que anima como fuerza transformadora todo lo que existe,  repicando sombras y matices. Los colores son muy intensos, luminiscentes y puros, entremezclados en gamas infinitas.
El mundo es un movimiento continuo de complicidades absurdas. El azar o la sincronicidad se manifiestan, como “estados“ dentro de una continua posibilidad de elección.
Es imposible estar dormido. Si te relajas mucho, te metes en mundos y mundos donde los sueños te hacen atravesar infinitas dimensiones. Si meditas, puedes sentir que tu cuerpo se abre ante un torrente de luz que te diluye.
Todo esto lo conoces, lo estás creando, cuando te dejas llevar por aquella fuerza que “genera“ realidades. La percepción es el emisor y el receptor, no hay dualidad. El equilibrio es eso que no cesa de girar intercambiando enigmas.
Los mandalas se unifican a partir de sus vórtices. Túneles uniendo una existencia multidimensional. Raíces creciendo hacia todas partes, perpetrando universos.
Todo está siempre ahí. Sólo hay que acordarse, en el instante decisivo. Este. El único.

María Villares.

1 comentario:

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: