7/11/10

Andy Goldsworthy, un artista que trabaja con la levedad

"And that's what art's about, isn't it? ...
It makes you see things in a different way
than you would normally."

Algo inesperado sucede cada vez que muestro y explico el proceso de trabajo de Andy Goldsworthy. La primera reacción que obtengo es de asombro y despues de esto surge la necesidad de conocer más el por qué, o el cómo, ha obtenido los resultados que nos muestra en cada una de las fotos que realiza para documentar su obra.



Andy es un artista que trabaja con la levedad, en sus piezas vemos el movimiento y cambios que va mostrando con el paso del tiempo, el mira todas sus creaciones como temporales, su materia son objetos comunes en la naturaleza, pero en realidad en el trasfondo trabaja con el viento, la luz, el tiempo, donde más que buscar la perfección del objeto en si, nos muestra la energía y vida que tienen cada uno de ellos.


Es sutil y para ser leve se sirve del peso mismo de las cosas y las pone a interactuar entre ellas y por supuesto el paso del tiempo en su medio natural. Une las hojas con espinas, o las pega con su propia saliva, o como en el caso de las flores, las pone a remojar y una vez que están lo suficientemente reblandecidas cubre una roca en medio de un río, o el hielo del cual aprovecha las primeras capas que se forman en un estanque o río, para crear con esas laminas un arco o una esfera traslucida, pero en el proceso esta contemplando también su reintegración al entorno en donde fueron creados.


Andy no usa mas herramienta que sus manos sin embargo no le crea conflicto utilizar la tecnología para poder crear piezas de gran formato, siempre cuida que sus creaciones no alteren el espacio en donde fueron hechas, desde su visión comenta que su intervención es solo una capa mas de lo que ya esta ahí y que finalmente esta misma será cubierta por una capa nueva que la naturaleza con su intervención dejara encima de lo que el hizo.


En su trabajo más reciente elaborado para instalaciones interiores esta utilizando lodo, el cual obtiene de los lechos de los ríos cercanos a la comunidad en donde se realizara la obra, pero en el proceso clasifica el material según la profundidad de donde se obtiene, para crear con el, capas superpuestas o contornos, obteniendo con este proceso distintos tiempos de secado lo cual permite se fracture la pieza mostrando el contorno mucho más definido que cuando fue aplicado, logrando con esto su propósito que es el manejo de la línea, movimiento y forma. De la misma manera en su registro fotográfico de piezas hechas en el exterior consigna el paso del tiempo o del agua, y como su obra se reintegra al paisaje, dejando su presencia en el sitio.

Encuentro en su quehacer la poesía de lo diminuto, del instante, de eso que Kundera quiso escribir en su “Insoportable levedad”, donde todo lo que elegimos y apreciamos por ser leve no tarda en revelar su propio peso insostenible con el tiempo, quizá solo la movilidad y cambio escapen de esta condena. O como en el mito de Perseo -ese que llevaba los pies calzados con alas-, pongamos la cabeza cortada de medusa en ramitas nacidas bajo el agua para protegerla y encontrar que estas ramitas marinas, se convierten en corales de maravillosos colores al contacto con la cabeza de medusa, con los cuales se adornen las ninfas de alguno de nuestros imaginarios y levísimos bosques.
El cálamo




Entrevista work in progress...

NV: ¿Cómo decide donde va cada madera?

Goldsworthy: Coloco las ramas en un solo punto, para ocultar bien las anteriores, y unirlas en el centro de la estructura. Utilizo las formas de las ramas, la naturaleza de las ramas, y así voy formando la curvatura de la escultura.

NV: Noté que usted puso esa trabe grande al centro. ¿Es la intención?

Goldsworthy: Sí, lo hice. Hay algo muy curioso sobre eso -y un poco amenazante. Conduce a preguntas, "¿Cómo es está unido?" y "¿Se derrumbará si lo toco?" De hecho, la escultura es muy firme. Puedo caminar fácilmente encima de ella.

NV: Usted construyó esta escultura antes para el museo del arte contemporáneo de la Jolla el verano pasado. ¿Entonces era la escultura diferente?


Goldsworthy: Estoy intentando hacer ésta mejor. Esta mañana alguien trajo una fotografía de la pieza cuando estaba en el museo del arte contemporáneo. La escultura aquí es visualmente mejor, más fuerte. Una de las razones de repetir un trabajo es que se debe mejorar, así uno puede extraer más energía de ella. En el punto donde no puedo llevar a cabo mejoras, no repito la pieza.


NV: ¿Ésta es parte de una serie de mojones de piedra que usted ha construido en diversas partes del país?

Goldsworthy: Sí. Las cosas las he querido hacer con esa forma debido a lo que he hecho previamente resulto extraordinario, para mí. Así pues, no es mera repetición. Es un viaje de una forma particular y retomar la idea. Pienso que de esta forma puedo crear una parte aquí para después de trabajar en la costa hasta llegar a una sensación de conclusión. No he sentido el impulso de hacer otro tipo de mojón. Pero por el momento me siento que he alcanzado una meseta y realmente no tengo ninguna necesidad de hacer esta forma otra vez.


NV: ¿En qué dirección sus piezas se desarrollaron?

Goldsworthy: La forma. Si usted mira la fotografía de ésta comparada a la que esta en el museo, esta forma tiene mucho más luz sobre ella. La base, particularmente, se redondea. No es perfecta -conseguirla perfecta es casi imposible- sino que se sienta maravillosamente. La forma la hace muy orgullosa. Es absolutamente feliz. Tiene un sentido verdadero de tener gusto de estar aquí. La del museo estaba agazapada y no tenía el mismo contacto con la tierra. Estando en el museo, hice que tocará el techo y que se sienta oprimida en ese espacio. Mientras que ésta se ha liberado al aire libre. Y eso se reflejo en la forma final.


NV: Su escultura parece ser parte del ciclo de la naturaleza. El árbol comenzó con las semillas dispersadas a los vientos. El árbol creció. Y sus miembros cayeron a tierra. Levantó las ramas en Escocia, la trajo aquí, y las coloco en la tierra otra vez. ¿Se completo el ciclo ahora?

Goldsworthy: Ese ciclo es importante. La manera en que elaboro una pieza es muy parecido al proceso del crecimiento. La escultura crece en el lugar. Como usted ha visto, la construcción es un proceso de registro, parte por parte, célula por la célula. Decir que el ciclo ha alcanzado su final es quizás incorrecto al terminar la pieza. A pesar de todos los esfuerzos en la preservación, vendrá un punto cuando se deteriora -como con todo, incluyendo los edificios que rodean aquí. No sé cuánto tiempo tomará, pero durante un tiempo la escultura ocupará este espacio.


NV: ¿Puede usted comparar lo que usted hace con lo que lo hacen los científicos?

Goldsworthy: Me fascinaba hablar de arte con Olson (profesor de investigación de biología molecular), le pregunté por qué los científicos requieren de hacer modelos moleculares. Su respuesta fue, que tiene que observarla en su mano para entenderla, pienso que la relación entre la mano y la mente todavía es necesaria en esta era de tecnología. El paralelo para mí es que yo necesito desesperadamente tocar mi trabajo, como una especie de análisis razonado detrás del arte, no entiendo si no lo toco. No puede ser hecho como algo distante en una pantalla de computadora.

NV: Con toda la conceptualización de la pieza varía el proceso...

Goldsworthy: Intento crear una atmósfera, el espacio para el trabajo con las manos. Esto es difícil. Uno nunca sabe absolutamente si lo creado va a encajar con el sitio. Este sitio particular, que encontré, es un lugar difícil para hacer un trabajo. Hacer que la escultura se sienta como que pertenezca allí, pero al mismo tiempo que se mantenga como algo autónomo. Este lugar es interesante porque la conexión entre los dos edificios implica un viaje y una actividad entre los dos. La forma antigua del mojón reside en su idea de un viaje, la marca de un paso. Además, este es un espacio social, un lugar donde la gente se reúne. Estoy muy, muy contento con el acomodo del sitio.


NV: ¿Cuál es su proyecto siguiente?

Goldsworthy: Voy a Tennessee a mirar una mina para un proyecto de la galería nacional en Washington, en donde me han pedido hacer una propuesta. Deseo ver los materiales que se utilizaron para realizar el edificio de la galería nacional, como de punto de partida de la exposición. Sin embargo antes debo regresar a Escocia a recoger piedras de una playa para una instalación en el jardín de la azotea en el Museo Metropolitano de Nueva York, con las cuales elaborare una instalación que será el reflejo de la unión de la piedra escocesa y de la madera americana.


Traducción: José Castillo

Fuente: El Cálamo

6 comentarios:

  1. Gracias Mary por descubrirme la maravilla, por ponerme en contacto con el autentico ARTE y sus verdaderos maestros. El trabajo de Goldsworthy me ha cautivado visual y conceptualmente. Visualmente es todo un espectáculo, casi el mismo que nos regala diariamente la propia Naturaleza con sus paisajes monumentales, el ciclo de las estaciones o sus majestuosas puestas de sol por ejemplo. Da la sensación de que Goldsworthy tiene una conexión profunda y singular con la Naturaleza y que esta le ofrece gustosa su matrocinio (o madrinazgo)permanente. Conceptualmente habría mucho que comentar pero solo quiero destacar el hecho de que sus intervenciones y creaciones no son reductibles ni al museo (a no ser mediante reportaje fotográfico de su ) ni a lo que llaman mercado del arte. Goldsworthy opera por fuera de todas las categorías (sobre todo burguesas) que han distorsionado o reducido el concepto ARTE a los espacios cerrados y museables (decorativos) y sus circuitos comerciales y procesos coleccionables. El ARTE de Goldsworthy no se puede comprar ni coleccionar ni siquiera guardar en otro sitio que no sea nuestra percepción, nuestro corazón, nuestros sentidos, nuestra memoria. Es poesía visual que, en todo caso emula a su Fuente, le devuelve sus propias criaturas en un ritual lúdico, mágico y efímero pero libre.
    Gracias¡¡¡¡
    Julio Fowler

    ResponderEliminar
  2. Es exactamente como dices, este es un arte por y para la naturaleza y no para especular dentro del artificioso mundo del arte que se vende. Es como si fuera dejando ofrendas a su paso, para que con ellas juegue el viento, el agua, los seres que se encuentren a su paso estas armonias, y siendo parte de ellas, se unan a esta danza que es el ir y venir de las horas en este maravilloso mundo...

    ResponderEliminar
  3. Siempre que paso por aquí, salgo ganando. Me ha fascinado este post. No conocía al artista Goldsworthy. Worthy post!

    ResponderEliminar
  4. Pues es un gran placer para mí que te guste, Mickey, así siento cumplida mi misión de transmisora de cuanto tesoro diviso en mi camino...Nada hay más satisfactorio que compartir luces....
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. La película "Ríos y mareas" muestra su trabajo de principio a fin. Si os gusta este artista es incluso más hermosa que sus libros, pues te transporta más a los lugares en que trabaja y cómo lo hace.
    Josan Ruiz

    ResponderEliminar

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: