20/10/10

La Vida es el Viaje


Honguito, me enseñaste que todo es fuente-vida, muerte-tiempo que fluye y oscila. Que todo está consciente, que todo es energía cambiante, danzante, mandálica. Multicolor es el rostro impersonal de lo obscuro, la voz que ni responde ni pregunta.
Me abriste la puerta diminuta, la que está detrás de cada espejo, de cada mirada hacia el vacío, de cada introspección profunda en el no ser. Los actos convergieron en la rueda indocumentable de ese “más allá“ inmerso en cada “más acá“ aprehendido.
Volición, simpleza, grandiosidad efímera, orgullo ilusorio, milagro cotidiano, reflexiones que fluctúan.  Intentando paso a paso la sagrada costumbre del asombro ante el misterio.
No sé nada, el lenguaje es un abanico que esconde unos labios desconocidos, que emiten un susurro ininteligible, oculto tras el aleteo vibrátil que agita la brisa.
Sin embargo, alguna vez me hablaron desde adentro, conozco el vaivén de su tono, el ritmo de su respiro, el brillo silabeante, el eco de campanitas allí al final de cada frase…
Gracias, te digo, substancia que me identificas. En este diálogo que juega a los reflejos, la memoria de la distancia es un latir  de presencia.
Lo ausente es sólo el giro de lo que llega, el mutis que precede al canto…
María Villares, 20 de octubre de 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: