16/10/10

Elefante en el lago


Lago de Sanabria, fotografía de Francisco Herranz
Esto es lo que veo, no alucino…en el lago de mi adentro un despertar parió la brisa que mece la tela, las hormigas danzan sobre el reflejo, no viniste, no conjuraste la luna más llena, estabas quieto en la rampa que no cedía ante el cauce seco…Todo es más que lo que nunca soñé, sin embargo allí están los mundos suspendidos sobre el espacio que no termina. Pregúntame cuándo llegué, y oirás el silencio más profundo, el maullido más fino desde el monte que es tu dueño…esa verdura insaciable que te pinta cada día, ese respiro de luz….La muerte es la puerta última, lo sabes, la puerta que sin dudas se abrirá aunque no la toques, con ella el misterio es lo después y lo antes, porque has partido de su vientre, allí es el nido que tejió tu llanto, tu canto, tu latido.
La palabra es agua que fluye, no importa abrir los ojos o cerrarlos, todo es lo mismo. La palabra no trae sentidos, sólo ritmo, resonancia, estampidos de asombro y de cordura. Sin embargo…allí donde nada se articula es que sabemos lo que es. Verdad no hay nada, todo cambia y se diluye y se escabulle sinuosamente. Igual, lo que quieras creer, te creará, como un androide de un submundo fluorescente, como una entidad equilibrada en sus raíles. La nausea puede estar, como la risa, como el dormir sin recuerdos, como el subtexto del viaje anochecido. La claridad araña lo obscuro, abre las piernas, se deja atravesar…

María Villares

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: