15/10/10

Die Welle-La Ola. La autocracia que llevamos dentro

Ay de ese primitivo instinto de sobrevivencia que nos impulsa a querer formar parte de un colectivo donde el ego deja de ser un algo pequeño y solitario y se convierte en un Todo Común. Allí se difuminan nuestras debilidades en una fuerza que cierra sus fronteras en torno al miedo. Una vez dentro, “somos mucho más“, como si el hecho de pertenecer a una comunidad nos diera más poder. Es la idea de que identificándonos con una marea de “muchos“, nuestra identidad cobra una dimensión mayor en grandeza y valores.
Lo más conmovedor es que esto parte de ese pensamiento “positivo“ de que en la unión está la fuerza, y ningún ser humano puede negar que es movido por esta idea desde nuestro fuero más interno. Toda nuestra vida andamos buscando aceptación, guiados por el anhelo de reconocernos en los demás, es decir, que los demás nos reconozcan como ellos mismos. 
Esta innata pasión se manifiesta desde el puro “amor“ hacia nuestros padres y nuestra veneración a esa primera institución que es la familia. En ella encontramos protección, en sentido genérico, y es algo así como la esencia de lo que entraña pertenecer a una sociedad. A partir de la familia, en orden ascendente en cuanto a número de miembros, nos vamos encontrando los diferentes grupos sociales a los que pertenecemos por afinidad o vinculación relacionada con nuestra actividad en el mundo. Es decir, vecinos, compañeros de trabajo o estudio, colegas que comparten nuestra misma profesión u oficio, organizaciones sociales de todo tipo, sectas religiosas, etc. Así hasta llegar al Estado, la cabeza de toda la sociedad.
Nuestro sentido de la identidad va de este modo fluctuando dentro de estas delimitaciones, y normalmente las que más se alejan de la primera y esencial son las que tienen más poder, y por ello son las directrices hacia donde nos movemos. 
Es por esto que un régimen de autocracia puede llegar a reproducirse en casi cualquier situación histórica, y aún en grado pequeño dentro de cualquier grupo social. Un líder o cabeza de la sociedad es el que toma las decisiones mientras el resto de los humanos simplemente aceptan y relegan sus responsabilidades en él, renegando de su capacidad de decisión individual. ¿Nos suena esto de algo? El fervor que se siente en cuanto se entra en un juego semejante, por un supuesto consentimiento voluntario, no tiene parangón en cuanto al ejercicio de la pasión ciega.
Es increíble cómo personas medianamente inteligentes pueden llegar a formar parte de un mecanismo semejante, siendo capaces de obedecer los mandatos de este líder, quien normalmente usa palabras como “nosotros“ cuando habla en primera persona, transmitiendo de este modo la ilusión de estar hablando en nombre de todos los que escuchan, los cuales llegan a creer que esta persona es su propia voz. Todos los que no se identifiquen con esta voz, quedan fuera de este poder colectivo, por lo tanto, son considerados disidentes que ponen en peligro el poder de este estado.
Creo que una fuerte condicionante de esta situación es el miedo que tienen los humanos a pensar por sí mismos, y a correr el riesgo de que este pensamiento cultivado de forma individual no sea aceptado por el colectivo, al ser diferente al del líder elegido. Esto en definitiva no es otra cosa que el miedo que tiene el Ego de no ser “importante“ o “especial“. Por esto resulta relativamente más fácil identificarnos con un Ego que se manifiesta a sí mismo como importante y especial y nos incita a identificarnos con él para engordarse a sí mismo aún más. Al fin y al cabo lo que hacemos es ofrendar nuestro ego a ese otro Ego convirtiéndonos en su alimento. Perecemos como presas en la voraz boca de aquel que dice ser “nosotros“. Nos ponemos al servicio de sus intereses, sólo para creernos que hemos crecido hasta alcanzar su propia dimensión, y que hablamos a través de su voz. Esta posición es ilusamente “cómoda“ ya que nos libera del esfuerzo y del riesgo que presupone tener un pensamiento diferente que se convierta en pretexto para echarnos de la manada. 
Y con esto arribo a la conclusión de que tampoco se trata de ser la oveja negra, porque un punto negro en medio del blanco no es otra cosa que el centro de la diana. Quizá nos toca radicalmente dejar de ser ovejas. ¿Y cómo? Pues eso debe descubrirlo cada uno por sí mismo.

Texto: María Villares


Comentario suscitado por el film La Ola (Die Welle) de Denis Gansel, basada en la novela homónima de Morton Rhue (1981) que a su vez se basaba en un experimento de un profesor de un instituto de Palo Alto (California).

5 comentarios:

  1. hola, oye tu crees que pueda haber líderes que no sean humanos en sí, ideas o conceptos que predispongan comportamientos comunes, pero no por debilidad humana, sino por convicción propia, que sean parásitos así como incorpóreos que se oculten en la comunicación humana y exalten sus propios méritos ante sus semejantes. ya se que está algo rara mi pregunta, pero te leí, y la organización de la que hablas no está presente en todos los niveles organizacionales en los que participa el hombre, y de algún modo pase a las bacterias, siempre lo hago, no me preguntes por qué y la coexistencia con esas entidades a mi se me hace fascinante, el intercambio fisiológico y bioquímico entre ambos reinos es muy sofisticado, y quiero creer que las variaciones de ese tipo de relaciones se mantienen hasta procesos más elevados, el psique por ejemplo, ya se que me estoy extendiendo, pero no hay nadie más en este post así que me tomo algunas libertades :), mi asunto es: si hay interacciones entre las palabras, la imagen y la idea de un acontecimiento, por acontecimiento entiendo el hecho de que alguien se pare a gritar cosas y que todos lo oigamos, el que yo me "someta" a sus juicios no depende tanto de mi como de todo lo que me rodea, todas las ideas, recuerdos, sentimientos, emociones, que se asocien a ese acontecemiento en particular son una fauna gigantesca de especímenes diferentes que están respondiendo al acontecimiento, no soy solo yo respondiendo, soy lo que me enseñó mi papá un día de pezca, lo que quise ser un martes de hace 10 años, la flojera que tuve todo ese año, y así, entonces, aunque somos dos humanos, no estamos intercambiando sólo a ese nivel, los acontecimientos perfunden en la conciencia hasta acariciar y seducir a todos los entes de moral ligera, a los perezosos, inseguros, todos tenemos en nuestro haber ideas, recuerdos, sentimientos, que son trazados con ligero tinte de inseguridad, inmoralidad, pereza, aburrimiento, y así, ya se que parece muy metafísico todo esto, pero nunca, gracias a Dios :D, es esa la intención. ahorita me regrese a ver si llevaba mucho y medio vi que parece que estoy buscando angeles y demonios, y probablemente así lo sea, pero no como bandos, sino como sociedades establecidas sin partidocracia que cohabitan en la memoria y en el raciciocinio, de ahí lo de las bacterias, ya se que la memoria y el raciocinio no son órganos como el colón, pero creo que si los viera como contenedores, recipientes, procesadores y emisores de información, serían un muy buen medio de cultivo para que se desarrollaran entidades ajenas a la humanidad. de algún modo se nos ocurren las cosas, algo nos diferencia del chango a quien después de todos estos años no ha tomado interés por ingerir alcohol, ir a altas velocidades, o inventar muñecas inflables, cosas en verdad extrañas desde un punto de vista más objetivo que humano, hace mil años había menos ocurrencias, la inteligencia y el conocimiento ofrecen más conciencia, y esparcida por todos los individuos permite que se críen estas entidades que estoy buscando (en verdad no hablo de espiritus, o al menos no con intención), no es que quiera restarle responsabilidad al hombre, pues en ultima instancia, depende de una especie el ser capaz de defenderse de otra especie, mmm bueno ya dije mucho, y probablemente no llegue a nada, sólo tenía ganas de escribirte, son las 4:19 de la mañana en donde estoy, desde aquí saludos, me hiciste la madrugada.

    ResponderEliminar
  2. Tus inquietudes me traen resonancias relativas al concepto de El Predador o El Volador, mencionado por Castaneda en El Lado Activo del Infinito. Te pongo un link de un sitio donde te puedes descargar el pdf gratis en español:
    http://gecna.blogspot.com/p/bibliografia.html
    Y espero que te sea de buen provecho.
    Gracias por tu comentario y por la sincronicidad.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Great post! I wish you could follow up on this topic!

    clomid

    ResponderEliminar
  4. Thank you for sharing the info. I found the details very helpful.

    paxil

    ResponderEliminar
  5. Interesante y con argumentos es como se define esta entrada

    ResponderEliminar

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: