26/3/10

LA MUERTE


“El misterio de
la muerte nos hace humildes. Solo la muerte pone todo en el mismo
nivel. Solo la muerte lo equilibra todo. Solo de la conciencia de
la muerte nace el amor.”
“…cuando nos atrevemos a enfrentar el hecho de vivir en un
mundo sin lógica propia, o al menos con un tipo de lógica que
nuestra humanidad no nos permite alcanzar, estamos en condiciones
de reivindicar nuestro vivir como libertad y de elegir nuestros
pasos, en un mundo donde la muerte es el verdadero adversario.”
Hilda Landrove

Despertó y sintió  de nuevo el dolor. Abrió las alas para el impulso del vuelo y se vio planeando sobre unas olas gigantes y espesas que ondeaban su agua trepidante hacia el horizonte. Se dejó llevar con el viento, apretando el estómago ante el tamborileo de la muerte. El ritmo de la respiración se iba acelerando y la sensación del equilibrio era interrumpida por espasmos eléctricos. Pero el viento soplaba fuerte y lo llevaba sostenido por una de sus corrientes fluctuando entre el frío que acechaba por dentro y el leve calor del sol que dejaban pasar las nubes.  
En su visión estaba la bruma del no-deseo, porque era como si todo se fuera volviendo difuso mientras cedía su cuerpo al dolor como una raja que se abría en el vientre ante los golpes de tambor. Cada golpe parecía ser el último, el que precedía al último aliento…y estos iban cada vez más aprisa y el aliento le pisaba los talones al ritmo, oscilando ambos como serpientes enroscadas. Y en el medio….la sensación del vacío entrando, devorando toda historia…borrando los límites del ser…
Así fue hasta que el último toque, el más fuerte, abrió la raja de golpe y saltó la luz a través de ella, esa luz invisible que nos disuelve y aúna a la nada. El cuerpo fue cayendo suavemente como una hoja de otoño, y al rozar la superficie del agua se fue metiendo en ella poro a poro como si estuviera hecho de sal. En apenas unos segundos se convirtió en el mar, en aquello de donde una vez partió. Las nubes se separaron dejando un espacio de cielo por donde pasaron los rayos del sol, y el agua brilló tenuemente en miles de estrellitas diminutas.
María Villares

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: