11/2/10

Estados de Consciencia

Grabado de Martin Shongauer (Las Tentaciones de San Antonio)

Los estados de consciencia ordinaria nos predisponen a ver el tiempo de forma lineal, como si estuviéramos situados en una línea recta mirando al punto que se pierde en el futuro y de espaldas al camino recorrido del pasado.
Al saltar a un estado de consciencia superior, acrecentado, nos vemos situados un centro mandálico donde confluyen y desde donde nacen infinitas líneas de tiempo que constituyen nuestros "haceres" en el mundo. Este punto es el no-tiempo. Esto significa un estado energético mucho más pleno y ligero, ya que dejamos de sentir las preocupaciones y la densidad condicionadas por la percepción lineal del tiempo.
En aquella linealidad nos sentíamos avanzar en una forzada línea recta hacia un futuro siempre inalcanzable, un futuro donde duermen todas nuestras metas, esperando por nuestro reiterado esfuerzo, como zanahorias enganchadas a la vara que siempre corre por delante de la liebre. Sin embargo, al situarnos en el centro perceptivo, la meta no existe más que como misión o elección personal, algo que ya se tiene y se realiza y no algo distante y difícil de alcanzar.
Todo lo que tenemos es este instante rodeado por la muerte, somos energía que se irradia y nuestra única meta es SER conscientes de esto, aún cuando volvamos a caer inmersos en sucesivas sensaciones de "tiempo", en disgregaciones mentales que nos traigan nuevas dudas, miedos, quejas, deseos, creencias, olvido, Es en esos momentos donde nos tocará de nuevo recordar, intentar, darnos cuenta.
 María Villares

2 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo Mari¡¡. Sospecho que nuestra coincidencia y conexión con estos temas no es gratuita ni mucho menos fortuita. Sospecho que convergemos en un mismo proceso que nos lleva a experimentar e investigar nuestra auténtica naturaleza y en ese "descubrimento", anagnórisis o despertar, disponernos a dar el salto conciencial definitivo. Veo además con satisfacción que en esa búsqueda transitamos de la mano de Terence McKenna, tal vez de los pocos sabios occidentales que realmente irradian y alumbran con su sabiduría en esa misma aventura.
    Gracias por compartir este material y la conexión.
    Julio Fowler

    ResponderEliminar
  2. Felíz de que al estar conectados podamos transmitir esta vibración, en nuestras creaciones y en nuestros actos, haciendo que se expanda la onda de energía...Un abrazo hermano.

    ResponderEliminar

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: