7/4/09

Poema de María Villares


Un día tras otro, acompasados,
el tiempo nos regala su cursar.
La memoria es el bolso en que guardamos
los tesoros del camino.
Las imágenes del sueño con sus voces,
las piedras de colores
como emociones cristalizadas,
y algunas bellas dudas hechas canción
o el silencio como polvo
perdido allí en el fondo, imperturbable.
En el rostro se dibujan
los senderos que escogimos
y ocupados en vertir el cántaro del miedo,
perpetuando su vacío,
olvidamos los deseos que quedaron en el viento
y nos vistieron con asombro
mientras buscábamos un reflejo
en el abismo.

María Villares

2/4/09

Instantáneas del viaje

Me sumo al discurrir del polvo
en las maneras del no-hacer.
Pinto las entrañas de lo nunca pensado,
los invisibles colores del destiempo.
Hermana de la llovizna tras los ojos
veo brotar semillas de otros mundos
y no naufrago, porque la deriva es mi timón;
porque perdida voy en brazos
del destino que no sabe qué hacer con mi sino
mientras canto
la maravilla incongruente de este viaje.

María Villares
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: