28/2/09

Frases de Libros de Castaneda...



"(...) Puesto que nuestra mente es nuestra racionalidad, y nuestra racionalidad es nuestra imagen de sí, cualquier cosa que esté más allá de nuestra imagen de sí o bien nos atrae o nos horroriza, según qué tipo de personas seamos."

"Lo que nos hace desdichados es la necesidad. Pero si aprendemos a reducir a nada nuestras necesidades, la cosa más pequeña será un verdadero regalo. Ten paz (...)"

26/2/09

Reflexiones

"... el aprieto del hombre moderno es que intuye sus recursos ocultos, pero no se atreve a usarlos. Por eso dicen los brujos que el mal del hombre es el contrapunto entre su estupidez y su ignorancia. El hombre necesita ahora, más que nunca, aprender nuevas ideas, que se relacionen exclusivamente con su mundo interior; ideas de brujo, no ideas sociales; ideas relativas al hombre frente a lo desconocido, frente a su muerte personal ..." 
Carlos Castaneda

Dibujo de María Villares
La Infinitud de la Percepción

Al margen de todos los sistemas sociales, de todos esos límites que constriñen al individuo a representar personajes determinados por la nacionalidad y todo lo que esto entraña (política, religión, tradición, historicismo), está ese “estado de ser” que trasciende los esquemas impuestos por los gremios y reconoce la existencia de mundos dentro de mundos, danzando en la constante relatividad de la percepción, teñida por efluvios de circunstancias y rezagos. Y si incluso este “estado de ser” cayera en la futilidad de creerse un ente separado, un observador imparcial, sería ineludible su salto hacia el abismo de la Totalidad, allí donde se reconoce en cada vibración, unido a la vertiginosa quietud de lo Infinito.

María Villares

24/2/09

Inmigrante

Altas y brillantes
entidades divinas y bancarias
con fieles mendicantes a sus pies
clamando su mendrugo cotidiano.
La cola es larga y sinuosa
como serpiente culpable.
Enclavado en el mástil,
el extraño estandarte es batido por el viento
y se dobla y se retuerce.
Arena en la cara y en los dientes.
Qué número me identifica
detrás de esta frontera?
Cuán largas son las cadenas
de mis pies?

Otro poema de "Una hendija en el muro"

Samsara


Las horas danzan tejedoras
intentando cargar de tesoros
la barca que ha de zarpar
hacia el incierto destino del abismo.
Mis pies crecen en sus huellas
sobre el aire que se dobla y cruje
mientras atravieso volando
innumerables muros.
Y hay espejos que desde su quietud
van urdiendo verdades relativas.
Cuántas veces fui yo esa sombra
que hoy se traga el crepúsculo.

descarga..

blanca pared de hongos pensamientos que fabulan el lento atardecer…. y hay un ronroneo que deambula, y un muchacho que martilla la piedra contra el cielo, intentando cercenar el cráneo del indiferente dios….y hay muertes tras el muro, que no queremos oír, por eso encendemos la tele con el botón de la prisa, y echados hacia atrás en el sillón, cruzamos las manos y los pies….en la esquina una niña pide caramelos… en los bajos la señora vomita algo verde, en el piso de arriba un señor sueña que corre delante de un conejo rosado… pero hay un silencio atroz que se agarra a cada sombra huidiza de las calles…mientras un grupo de recién llegados rebusca en sus bolsillos por arrugados papeles ante la pose inquietante del uniforme erguido sin cabeza, que no los deja seguir.

Nieve en La Habana

La nieve venía del árbol. Eran sutiles copos de pelusa que se enredaban en tu pelo, jugaban en tu nariz haciéndote estornudar y luego terminaban cayendo sobre la tierra, sobre las aceras, sobre los balcones, incluso sobre el mar, con el vital aliento de buscar donde sembrarse. Era la Ceiba, el árbol más sabio, allí donde habían traído los africanos a vivir su Espíritu Iroko Oko, conectado por la tierra a las raíces del mítico Baobab. A sus pies depositaban los fieles sus ofrendas, como también sus ruegos, sus deseos de volar y sus anhelos de protección. En su tronco, los pequeñísimos duendes colgaban sus sombreros picudos, que parecían espinas que le nacieran, pero no pinchaban, era solamente para despistar, para parecer que tenía que estar al acecho del peligro, como si su poder fuera vulnerable. Pero todos sabían que el que intentara dañar una Ceiba, ya bien tendría a qué atenerse. Porque matando la Ceiba, dejas al Espíritu sin casa, y estando el Espíritu errante sería imposible no vivir en la desdicha.
Conozco un barrio con el nombre de una santa, allá en la periferia de la ciudad caribeña, donde la última calle se acababa justo en el tronco monumental de una Ceiba. Había nacido allí cientos de años antes de que llegara ese rio sinuoso de asfalto. Dicen que no pudieron seguir construyendo el camino porque tendrían que cortar la Ceiba, y nadie se atrevía, ni el más descreído conductor de alguna de esas máquinas que con una inmensa garra arranca árboles de raíz. La Ceiba estaba allí, en el centro de la calle, impidiendo que el concreto siguiera engullendo el campo.
Y bajo la dulzona brisa del verano, esparcía sus semillas que ascendían por sobre las casas, gráciles pelusillas que asemejaban la nieve, haciéndote respirar hondamente un perfume entremezclado de misterio y esperanza.

Este es un pequeño relato que pertenece a un libro en preparación que tiene como título provisional "Relatos Inesperados" y son historias que me llegan por el hilo inquebrantable de la memoria, desde las raíces que tengo respirando allí, en esa isla de Cuba, al otro lado del charco...
María Villares

canciones...

Otro poema de "Una hendija en el muro"



Escribiré el dardo carcomido del tiempo,
las lluvias encendidas de mis sueños,
la mano hecha raíz para mis pies de bruma.
Es preciso atajar ahora
cada sutil movimiento de la palabra,
dejándola fluir para que exista grabada en esta hoja
y deslizarnos por sus nervaduras desatando el nudo de la voz.
Levantaré la lápida donde duerme el futuro
y chuparé sus savia hasta hacerlo abrir los ojos al ‘aquí’.
No hay más allá, te digo,
aunque la duda se anticipe a tu creencia.
Y es que somos sólo esto que hoy discurre.
Ahora mismo soy estas palabras que a ti llegan.

Animación de Blur


MUTO a wall-painted animation by BLU from blu on Vimeo.

La Web de BLU

Poema ilustrado del libro "Murmuraciones del Espejo", de María Villares

Ay mi Habana...

Mi hermana me ha mandado esta fotico...

ay mi habana, pedacito de cielo, manojo de memorias que envuelven mi nostalgia...tantos momentos de estar allí queriendo escapar...y ahora desde aquí volviendo con la piel mojada del sueño para estremecerme ante su brisa llena de olores...Tanto amor allí, tantos encuentros...y ya todo se escabulle detrás de una sensación de vacío...Recuerdo una frase de Felix Torres: "...porque perderse es imposible si el cielo está en el mismo lugar...." Entonces despierto y comprendo que el sabor dulce-amargo de la nostalgia es algo que tiene muchos nombres de personas, de lugares... en ella se condensan todas las experiencias de vida... pero hay que seguir andando y despidiéndonos... y reencontrando y añorando... la mágica rueda...

El gatico Vinagrito....



Teresita Fernández, cuánta luz en su alma!!! Bienaventurada seas...

Frente al mar...


Frente al mar, esa aguda nostalgia que taladra la espera y nos hace no temer al naufragio...

Fotografía de Fernando Florit

Ver más imágenes suyas en Flickr

11/2/09

La Página del escultor Francisco Herranz














En los rotundos mares de Galicia...

Un palo venido por el mar, quién sabe de qué árbol, de qué orilla... lamida su corteza hasta alcanzar la pulida suavidad que sólo esta agua sabe dar, llegó hasta las manos del artista. Y él vio entre sus nudos el rostro de un hombre que miraba al mar. Y lo talló con la navaja del viaje, recreando el milagro del hombre y la madera que se funden, para lanzarlo de nuevo hacia sus aguas como un regalo ante la belleza deslumbrante de aquel momento en aquel sitio, como un tributo al arte de la vida...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: