17/12/09

La hora bruja

Fotografía de María Villares
Anochece y las cosas cobran un resplandor especial, parece como si brillaran con luz propia. Es sólo un instante, un fragmento de tiempo inaprensible, pero que queda en el ojo de la memoria con más viveza que el disparo petrificador de una cámara fotográfica. Hay incluso un olor a noche, a humedad, a yerba desconocida que se nos hermana rozándonos el tobillo desnudo. Me alejo de la ciudad de piedra hacia la montaña que observa con los párpados entrecerrados la suave y magenta despedida del sol. Sentada sobre una roca siento detenerse el transcurrir de las horas. No me pregunto nada. En el silencio no hay respuestas necesarias. El telón violeta va cubriendo ya las nubes últimas. Las casas encienden sus estrellas y el espejo del cielo les responde. Estar. No estar. Sólo respiro.

María Villares

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: