7/4/09

Poema de María Villares


Un día tras otro, acompasados,
el tiempo nos regala su cursar.
La memoria es el bolso en que guardamos
los tesoros del camino.
Las imágenes del sueño con sus voces,
las piedras de colores
como emociones cristalizadas,
y algunas bellas dudas hechas canción
o el silencio como polvo
perdido allí en el fondo, imperturbable.
En el rostro se dibujan
los senderos que escogimos
y ocupados en vertir el cántaro del miedo,
perpetuando su vacío,
olvidamos los deseos que quedaron en el viento
y nos vistieron con asombro
mientras buscábamos un reflejo
en el abismo.

María Villares

1 comentario:

  1. olvidamos los deseos que quedaron en el viento
    aliento de esperanzas que no fueron
    mirandonos eternamente en el abismo
    reflejo sin fin de mis olvidos ...

    ResponderEliminar

Comparte comentarios interesantes, que aporten conocimiento a los demás. Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces a otros blogs: